5 de may. de 2011

Despidiendo a los Braverman...¿para siempre?


Hace dos semanas Parenthood cerró su segunda temporada en la cuerda floja que tan poblada tiene la NBC y no solo ahí porque tras esta irregular temporada se encuentra también en esa misma situación dentro de mi parrilla.
Si me dejara llevar friamente por mi cabeza, pasaría directamente a la papelera de reciclaje pero mi corazón pone trabas, amo tanto a Lauren Graham que no se si finalmente podré hacerlo (y a Amber también, porqué no decirlo, aunque ultimamente necesita dos bofetones que la espabilen).

Pero bueno, vamos a dejar de darle vueltas al asunto porque todavía no sabemos si finalmente renovará (que yo creo que si), y pasamos al lío. ¿Has visto ya el final feliz? Pues puedes continuar leyendo.

Primero voy a escupir a la cara de Adam y señora, así me quedo agusto ya y no impregno de odio el resto del post. Vale que tengais una vida complicada, con un jefe que te toca las pelotas, llegas a casa y tienes que lidiar con el Asperger de tu hijo y con una mujer que se encuentra saturada por el mimso tema, pero...¿tienes que pagarlo con la única persona que aporta un poco de luz, de alegría a tu vida? Que si, que vale, yo entiendo que todo padre tiene miedo a que su hijita crezca, y con ello que pruebe varón (vosotros ya me entendeis) pero si con lo que da es con el mejor hombre del mundo, relájate un poco y no te dediques a hacerles la vida imposible.
Que puedes ser un poco protector, te entiendo, tienes mucho con lo que lidiar, pero...¿quitarle la puerta de la habitación? ¿really? ¡¿estamos locos?!
Haddie, entiendo que te vayas de casa, pero lo que no entiendo es porqué has vuelto!


Pero Adam debió de pensar que todavía podía superarse a si mismo y se dijo a sí mismo "¿puedo abrir otro frente con alguién?" y boom, la infidelidad de Crosby a Jasmine con la niñera de Max le puso la ocasión en bandeja. Aqui también puedo entender que te mosquees, pero de ahi a montar el drama que has creado...al fin y al cabo la niñera no volvió y a Max no le va nada mal (y eso que ahora ya sabe lo de su enfermedad...). Es por esto que no entiendo que haya llevado las cosas a tal extremo, que si, que Crosby necesita madurar si o si, pero como hermano deberías apoyarlo si mete la mata, non darle la espalda de esa manera, que si no es por Joel...

Bueno, que no quiero ocuparme más de esa pareja, que si no es uno es la otra pero siempre tienen que estar dando por saco al personal...nunca fui muy fan de Haddie, pero a su lado es todo amor. El que si pasó de aportarme mucho a ser prescindible es Max. Lo que me gustó de la primera temporada fue el tratamiento de su enfermedad y en esta el tema no ha recibido el mismo tratamiento y salvo el capítulo del cameo de Michael Emerson, durante el restod e capítulos me ha sobrado bastante.


En la otra cara de la moneda se encuentra la familia de Sarah, porque la amo y le perdono todo. Lo que más me molesta es que siendo la que más me gusta es a la que más bandazos le han dado los guionistas, tocando diversos palos sin profundizar en ninguno.
A Sarah la hemos visto salir con uno del almacen donde trabajaba, pero también con su jefe, sin que ninguno le aportase nada, y para rematarla llegó su ex para agitar un poco a su familia, y aunque fuera una trama de las más decentes de la temporada, nos dejó en el mismo punto. Bueno, peor incluso porque desde entonces desapareció Drew (y mejor no hablar de su intento de ligue porque fue visto y no visto, intrascendencia pura y dura).
Ahora que lo de su incursión en el mundo de la escritura y sobretodo del teatro tiene telita, así, de la noche a la mañana se convierte en una grande, o eso nos querían vender con su gran productor, para al final terminando en el teatro de un colegio poco menos...Pero bueno, que mientras le den un propósito al personaje, no me quejaré mucho.

Amber siempre fue la niñita de mis ojos y aunque su rabieta por no entrar en la universidad me sacó un poco de mis casillas sus escenas con su madre me ganan completamente, siempre marcadas de una gran carga emotiva, con mucho sentimiento y lágrimas que no puedo evitar se me contagien...¿excesivo? Si, casi siempre, pero su relación es así...


Crosby también ha tenido lo suyo este año, porque vale que su flirteo con la niñera siempre ha estado ahí, al igual que su tontería e inmadurez innata, pero es que cruzar la línea es algo que no debería habersele pasado por la cabeza. Pero se le pasó, lo hizo y pagó las consecuencias con Jasmine (una Jasmine que no podía estar más subida también, que tía más imbécil). Yo puedo entender el enfado de la bailarina, aunque solo haya sido un desliz, pero entonces...¿te montan una casa y ya todo se olvida? Porque me temo que es lo que va a suceder...que si, que es un gesto precioso que te construyan tu sueño, pero aun así qué quereis que os diga, me parece una salida fácil y lo que es peor ñoña, muuuy cursi, muy de cuento de hadas y yo sinceramente no lo compro.
Y encima, por si toda esta gran tontería no fuera poco van y se olvidan de meter a Jabbar de vez en cuando, con lo monérrimo que sigue siendo ese chaval!!!


Para el final me dejo a los que menos peso han llevado en esta segunda temporada (al igual que la primera la verdad) que son tanto Camille y Zeeck como Julia y Joel.
Los abuelos han tenido su pequeña dosis al comienzo, cuando superaban su crisis, pero después se han limitado a apoyar a sus hijos y sermonear en momentos puntuales y necesarios, y lo cierto es que han cumplido a la perfección con su cometido. No les pido más, que así, en su justa medida no podrían estar mejor.
Al contrario que Julia y Joel, para los que pido más tramas porque salvo el tema de no poder tener hijos poco o nada han hecho en 22 capítulos. Menos mal que ha estado Sydney de vez en cuadno poniendo un poco de humor al matrimonio con su vegetarianismo, sus aires de miss o sus horas del te, porque de lo contrario lamentablemente Julia sería visto y no visto esta temporada.

Concluyendo, que esto ya parece la Biblia, Parenthood se ha despedido con un final bonito en que todos los personajes terminan alegres, guardándose las espaldas ante la posible cancelación, pero yo le pedía más drama, al fin y al cabo agradezco que en una buena serie familiar me den lágrimas y más lágrimas entre sorpresas, accidentes, enfermedades o muertes (si es que encima tenía un caramelo con el accidente de Amber, y al final se saldó con unos rasguños) y aqui lo peor que ha pasado es que Adam se quedó sin empleo, y encima es todo un alivio para él.
Además de esto, he echado en falta más tramas en conjunto, mayor coralidad, porque cuando toda la familia se reunía nos ofrecía lo mejor de si mismo y desafortunadamente han desatendido esta parte que yo considero fundamental.
Al principio del post advertía que la serie se encontraba para mi en la cuerda floja, pero tras desahogarme con esta entrada veo todavía más claro que no hay motivos para la esperanza en los Braverman.

P.D: ¡Si, es posible escribir una entrada sobre Parenthood sin mencionar Brothers & Sisters! Y eso que parecía imposible...

4 comentarios:

Bauer dijo...

Me ha entretenido algo a lo largo de la temporada, pero imprescindible no es. Es la típica que cancelan, y no te da ninguna pena xD. Así que por mi, que dejen ese final...

Saludos

5 de mayo de 2011, 13:03
fon_lost dijo...

No es por nada, pero al final has mencionado a los Walker ^^

Mi Braverman favorita es Julia. Y es imperdonable que no haya tenido todo el protagonismo que ha merecido esta temporada. Adam me gusta, puede ser excesivo, al igual que Kristina, pero en parte les entiendo. Estamos de acuerdo en que Max se ha vuelto insoportable. Crosby es idiota perdido, al igual que Jasmine (y Jabbar, que esta temporada ha perdido muchos puntos). Y Sarah...aisss Sara. Cómo me gustan, ella y sus hijos, aunque Drew juegue a los magos que aparecen y desaparecen.

Si renueva, ahí seguiré. Si no renueva, adiós muy buenas, aunque un poquito de pena me dará.

5 de mayo de 2011, 17:35
martinyfelix dijo...

Haddie es más insoportable que su Adam, aunque tenga unos padres que son nefastos haciendo de padres.
Lo de Sarah es... de traca. Que manera de crear un personaje tan estúpido, con lo genial que me cae la actriz.
Jasmine se ha vuelto muy pesada, y Jabbar ahora es un malvado. No mola. Y Joel y su family ya salen bastante para mi gusto, que son muy molestos, y sus problemas de una idiotez tremenda.
El mejor capítulo de todos fue en el que vino Michael Emerson. De hecho, fue en el único en que no estuve los cuarenta minutos cagándome en todo personaje viviente que pasaba por ahí. Dios, si es que tenía que haberla dejado antes.
Al final la renovarán y todo, porque la NBC va tan mal. Y yo lo que quiero es vía libre para Lauren Graham en otra serie mejor.

P.D: Acabo de empezar la tercera de B&S, y eso si que es hacerlo bien, aunque también sean unos exagerados con los problemas que tienen.
P.D2: No, no se puede hablar de estos copiotas (y malos) sin mencionar a los Walker.

5 de mayo de 2011, 19:55
LiPooh dijo...

Creo que tú mismo te has dicho todo viendo cómo los has puesto ;P La verdad es que aunque han tenido algún capítulo bueno, en general ha sido una temporada bastante mala. Yo por eso no veré una 3.

Saludicos.

5 de mayo de 2011, 22:58